Tras unas semanas de agua, al fin el tiempo nos da una pequeña tregua que hay que aprovechar.

Se levanta una mañana bastante fresca, así que decido alargar la hora de salida, para que dé tiempo a calentar un poco el asfalto. Voy a dar una vuelta por el centro de Asturias, pero he de esquivar un argayo que ha caído de nuevo en la carretera de cangas, a la altura de Soto la Barca.

Primeramente me acerco a Belmonte y desde allí subiré dirección Boinás, una carretera en bastante buen estado, pero muy húmeda y con algo argayo a menor escala pero que hay que tener cuidado.

Boinás, Tuña y Llamas del Mouro

Subimos y bajamos montes, por carreteras estrechas y esquivando algún coche que aparece por el camino. Hago alguna parada para poder disfrutar de las cascadas que han reaparecido debido a la abundante agua de estas últimas semanas.

También los paisajes son una maravilla todo frondoso y verde. Llego a Tuña por donde tras cruzar el pueblo continúo una carreteruca que sube dirección a Llamas del Mouro. En este pueblo se produce una alfarería oscura muy característica de la zona y también tienen el Palacio de los Sierra de Llamas del Mouro.

Corredor del Narcea hasta cruce de Tineo

Tras bajar por una carretera en muy buen estado, llegamos a la AS-15, el corredor del Narcea, que discurre al lado del río con el mismo nombre, pero como ya he comentado antes, debido a un argayo, está cortada a la altura de Soto la Barca. Así que la recorremos hasta pasar Pilotuerto para tomar el desvío que me llevará a Tineo.

Ya desde Tineo, sigue la Espina y finalmente Salas, mi destino de esta mañana.

Categorías: Rutas

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: