Ruta por carreteras inhóspitas, gracias como siempre a nuestro fiel compañero de viaje «GARMIN» (sarcasmo). Con una primera parte por autopista y buenas carreteras hasta Sangüesa y luego por medio de la nada, más o menos…. aunque ahí radica lo bonito de las experiencias, descubrir sitios que de otra manera no creo que hubiéramos dado con ellos.

Las carreteras de montaña eran bastante estrechas y estaban destrozadas por el tiempo invernal o las máquinas pesadas, pero como suele ocurrir, las vistas merecían la pena el sufrimiento.

Una vez ya en el valle del Roncal, tuvimos de nuevo buen asfalto, aunque no pudimos disfrutar de buen tiempo en nuestro intento de subir al Larra-Belagua, pues había una niebla cerrada y aunque lo intentamos, en cuanto nos encontramos con un caballo en medio de la carretera, que vimos cuando estábamos casi al lado de él, se nos quitó las ganas de seguir a la aventura.

Fichero GPX de la ruta para tu GPS

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: