Hoy es un día especial pues es el cumpleaños de la persona que más quiero en este mundo… yo mismo jejeje

Tras prepararme por la mañana unas raciones de arroz 3 delicias, me dispongo a salir en busca de algún rincón donde poder comer tranquilamente a la sombra de cualquier árbol.

Primera parada para tomar fuerzas

Llego a la Espina y bajo por la maltrecha N-634 hasta llegar a Brieves, donde tomo la desviación a la izquierda dirección Paredes.

Esta zona en las hoces del río Esva es una verdadera pasada, sus vistas y frondosidad hacen que la ruta sea muy chula.

Tras pasar Paredes, la carretea esta algo rota por los camiones y maquinaria pesada que hay por la zona. Llego a Longrey donde paro a tomar un refrigerio y a quitar una de las capas de mi chaqueta en la Parrilla el Suco.

Aristébano - Luarca - Belén - Oneta

Continuo por esa carretera en mal estado hasta llegar a la AS-219, esta vía me llevará a Luarca, atravesando el alto de Aristébano, esa bajada es una pasada, aunque hay que ir con precaución pues te puedes encontrar con grandes camiones de ganado o madera.

Ya en Luarca, me desvío por la AS-36 rodando por una vía muy virada y en muy buen estado. Hasta el desvío a Paladeperre es de doble carril con buen asfalto y curvas divertidas.

Luego ya se hace más estrecha, aunque el perfil sigue estando en muy buenas condiciones. Bajamos hasta cruzar el río Pequeño y volvemos a subir la colina hasta colmar en Belén.

Las vistas son increíbles, teniendo en cuenta que el día acompaña, y al haber poco tráfico por estas carreteras, se puede disfrutar en algunos sitios de una paz y silencio total.

Subo ahora hacia el alto del Segredal, que aún por sus 700 metros, es de las zonas más altas por aquí y tengo unas vistas fabulosas. Comienzo la bajada para llegar al fin a mi sitio designado para comer, Oneta. Y digo al fin, porque efectivamente tengo hambre ya.

Cascadas de Oneta

Dejo la moto aparcada en el parking que hay habilitado para hacer la visita o excursiones y me llevo la bolsa del tupper y la botella de agua. Tras caminar unos 1500 m. a la solana total, empiezo a escuchar el romper del agua en la cascada, parece que trae caudal. Bajo por el camino habilitado hasta llegar al río y ahí esta el paisaje prometido.

Un sitio muy recomendable, aunque tuve que comer de pie pues al haber algún que otro visitante, no quería quedarme por el medio. Tras la comida inspeccioné lo que había por allí cerca y pude ver que hay otras dos cascada más abajo y allí cerca un antiguo molino de agua en bastantes buenas condiciones.

El retorno a la moto ya fue un poco más duro pues además de la comida en la barriga, tuve que subir y desandar lo andado con aquel calor y el sol cascando. Sólo había por allí los mega-tractores recolectando la alfalfa de los forrajes ganaderos.

Al llegar al albergue, disfruté de una terraza vacía para mí sólo y mi café con hielo, que me supo a gloria.

Bustantigo - Allande - Salas

Una vez refrescado, continúo ruta hasta llegar a Villayón y seguir por la AS-35 y más adelante tomo el desvío hacia Bustantigo por la AS-364, esta carretera en bastante buen estado, me dejará en la carretera de Pola Allande, cruzando el puerto de La Marta.

En Pola de Allande, tomo la desviación hacia Navelgas por la AS-219 y hacia la mitad vuelvo a girar a la derecha por Campiello para llegar a Tineo y más adelante la Espina y Salas.

Mencionar

Ha sido un día de sol y ruta increíble disfrutando de una de mis pasiones, conocer sitios nuevos en moto. Hasta la siguiente.

Categorías: Rutas

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: