En dirección al puerto de San Glorio, se encuentra un pequeño desvío a la derecha hacia Villafrea de la Reina, aquí hemos descubierto un nuevo rincón que nos han tratado y nos han dado de comer de manera increíble.

El local

Es una gran casa de piedra, típica de los pueblos de alta montaña, donde a su entraba tienen un tejadillo con una buena terraza para poder disfrutar los días más agradables o incluso para tomarnos el vermú.

El personal

Nos atendió un chico joven con gran soltura y muy amable que en todo momento nos hizo sentir muy cómodos. Aconsejándonos acerca del vino, de las cantidades para no pedir de más etc. 

La comida

Los platos que pedimos eran bastante abundantes y estaban todos muy buenos. Empezando por las croquetas de cecina, luego pedimos unos canutillos de foie gratinados, que estaban muy buenos pero llenan bastante. Y por último un entrecot al punto con cous-cous realmente delicioso. 

De postre no pedimos nada, pues estábamos bastante llenos, pero con los cafés, nos trajo un chupito de fresa, invitación de la casa.

Restaurante

Carne, cecinas

Trato muy agradable y el camarero joven muy atento. Muy recomendable.

Calidad de los platos 90%
Precio (€) 70%

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: