Después de una noche sin parar de llover, desayuno y me preparo para continuar el viaje.

Inicio la marcha, con nubes y todo el suelo mojado, pero por lo menos no está lloviendo, no obstante llevo puesto el traje de agua, pues la previsión es que me caiga agua durante el día.

Debido a que durante la noche ha estado lloviendo, cancelo una de las visitas que tenía previstas, pues tenía que pasar por una pista y lo más seguro es que me la encontrara bastante en mal estado por el agua.

Así que adelanto algo el camino, con aburridas rectas por tierras extremeñas hasta llegar a Puebla de Alcocer, donde paro a tomar un café y veo desde lejos su castillo en la colina.

Un poco más adelante recorro la «super» rotonda del Cerro Masatrigouna formación geográfica con forma cónica, que la presa de La Sirena, convirtió en isla y comunicada por dos puentes, uno a cada lado.

Castillo de Sotomayor y Zúñiga

Me acerco al pueblo de Belalcazar y lo primero que diviso es su Castillo, así que como el tiempo me está respetando esta mañana, voy a parar a verlo. Me introduzco en el pueblo y siguiendo las indicaciones llego a una verja que protege el castillo. 

Observo que hay un hueco en la valla y dejando aquí la moto me dispongo a ver más de cerca la construcción que se alza a la entrada norte del pueblo.

La gran torre se conserva en muy buen estado y se pueden observar las piedras del suelo cerca de la entrada en una disposición en forma de líneas muy bien cuidado.

Belalcazar - Hornachuelos

Sigo mi camino y no puedo quejarme, ya que salgo alguna que otra gota, el recorrido lo estoy haciendo prácticamente en seco, eso sí, sigo con el traje de agua puesto, ya que las nubes no me abandonan. 

Llego a un pueblito llamado La Cardenochosa, donde tras parar a ver una pequeña iglesia muy cuidada, me encuentro con una carretera que me llevará por la Sierra de Hornachuelos. Toda una delicia de carretera virada con buen perfil , aunque un poco estrecha y con un montonazo de curvas para disfrutar, además de su paisaje verde, de las vistas que tiene.

Hornachuelos

Tras todas las curvas que he hecho en el P.N. de Hornachuelos, llego al pueblo que lleva este nombre, y como se me ha abierto el hambre, busco un rincón donde pueda comer. Encuentro un restaurante llamado Los Ángeles, donde me sirven en la terraza un buen menú del día.

Sigo mi camino y la lluvia ya empieza a aparecer. Ya dentro de la provincia de Andalucía, puedo ver los grandes terrenos de olivos que hay y empiezo a notar que la carretera empieza a estar cada vez más complicada, debido al agua con el barro de la calima que está viniendo del desierto. Así que el resto del viaje lo tengo que hacer parando poco y con bastante cuidado.

Destino final Ronda

Llego a Ronda con el agua encima de mí y con ganas de darme una ducha y descansar. Hoy he estado muy entretenido pero los kilómetros sumados en estos dos días ya pasan de los 1000, toca descansar pronto. Además mañana tengo una visita de un compañero de ruta y será más entretenido.

Fichero GPX de la ruta para tu GPS

0 Descargas

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: