Es mi 4º día de viaje, son las 4:30 AM y despierto oyendo como llueve en la terraza que tengo en la ventana de mi habitación.

Hoy el plan era rodar hacia Arcos de la Frontera bajando por la sierra de Grazalema, para mañana hacer una ruta circular y conocer la otra zona de los pueblos blancos. Pero estoy viendo la previsión y es más de lo mismo, así que me pongo a buscar la zona más al norte que me asegure no haya agua. Al final decido regresar, haciendo otra noche en la ruta, que será en Salamanca.

Además apuraré por la A-66 la primera parte del viaje para después de comer poder conocer y disfrutar un poco por el P.N. de Monfragüe. Así que cancelo reservas y reservo el hotel de Salamanca, luego intento pegar otra cabezadita.

Me despierto por la mañana y tras quedar con mi colega Andrés, quedamos para desayunar juntos por la zona, unos buenos churros siempre son bienvenidos.

Luego nos despedimos hasta la próxima y me preparo para salir. Parece que el agua me da una pequeña tregua y arranco a toda prisa. Hay una brumas bastante densa, pero que deja ver un color anaranjado por encima de ella. 

La calima con lluvia

La calima con el agua de lluvia, deja un asfalto bastante sucio y con un barrillo que hay que ir con cuidado, además voy dejando espacio con los vehículos que llevo delante, pues me dejan toda la visera del casco sucia y al intentar limpiarla puedo rayar más el cristal.

Según me voy acercando a la altura de Sevilla, parece que voy dejando detrás el agua, pero aún se puede observar el color anaranjado por encima. Cruzo esta ciudad y entro en la vía de la plata.

Voy a tirar un buen trozo de esta vía para salirme y hacer algo de Nacional 630, cerca de la frontera con Extremadura, pues es una carretera de montaña, virada y al menos disfrutar un poco. 

Sevilla - P.N. Monfragüe (Extremadura)

Cada vez que paraba, el agua me alcanzaba, así que pegué otro tirón bueno y al final me salí en buscar de este parque nacional.

Poco a poco me voy adentrando en estos parajes de bosque bajo y llego al desvío del Castillo. Salgo de la carretera y tras aparcar, subo a ver las vistas desde la parte alta. Además también hay una pequeña ermita, donde guardan la virgen de Monfragüe.

También se pueden observar los buitres leonados en grupos abundantes y que vuelan bastante cerca de esta cima, son impresionantes. Más abajo, en el Salto del Gitano, se pueden ver dónde anidan estoy bicharracos, parece increíble que entren entre esas rocas puntiagudas.

Llegando a Salamanca

Me vuelve a pillar el agua así que continúo el viaje hasta volver a tomar la vía de la Plata, se va haciendo de noche, así que el resto del camino lo haré por esta A-66 para llegar lo antes posible.

No era mi idea hacer tanta autovía, pero es lo que hay, si el tiempo no acompaña, lo mejor es llegar a destino y ya se disfrutará en otra ocasión.

Vuelven a caer gotas, así que me salgo a la nacional, para hacer una parada debajo de un puente y comerme el último trozo de bocata de jamón que me quedaba en la maleta, «la merienda de los campeones».

Llegada al hotel, ducha y a tomar algo

Llego a mi hotel, cerquita del centro y tras guardar la moto y darme una ducha calentita, me visto para salir a tomar algo por la plaza mayor. La noche está fresca, pero al menos no llueve y eso es genial. Entre cañas y pinchos llego a un restaurante donde me doy un pequeño homenaje por que yo lo valgo.

Luego un paseo y a dormir que mañana aún queda el último tirón. Salamanca es una ciudad super activa, mucha gente jóven por la calle y es un placer poder disfrutar de un paseo por sus rincones.

Fichero GPX de la ruta para tu GPS

0 Descargas

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: